Historia

El Pazo de Xaz está situado en el valle del río Xaz, en la parroquia de Dorneda, a la orilla de la entrada que une las localidades de Mera y Santa María de Olerios. Con hermosas vistas sobre la ciudad y a la bahía de Coruña y bordeada por un hermoso jardín con laberínticos setos de boj recortados al más puro estilo francés, es una de las casas grandes más antiguas e ilustres del municipio.

Sus orígenes están ligadas a un linaje histórico de la ciudad herculina: los Montouto. A primeros del siglo XIX los Condes de Maceda toman posesión de la finca y tras un incendio que destruye parte de la propiedad, llevan a cabo una ambiciosa remodelación para convertirla en su hogar y en la casa de campo que hoy conocemos, conservando intactos numerosos elementos, como la iglesia de estilo neogótico. En esta etapa se erige como uno de los más importantes centros de reunión de la alta sociedad coruñesa, siendo además visitada por personajes tan ilustres como el rey Alfonso XIII y su mujer Victoria Eugenia de Battenberg.

El Pazo de Xaz está rodeado de varios jardines de extensión y vegetación muy amplia y variada. Antes de llegar al edificio se levanta un frondoso bosque de pinos que da paso a un primer jardín de mirtos, con formas romboidales a base de flores (rosas, claveles, etc.) que le dan un aspecto colorista y alegre rodeado de cipreses.

En la parte posterior de la vivienda se encuentra otra zona verde en forma rectangular, de gran encanto y color, acentuado en la época de floración de las camelias. Pero sin lugar a duda el elemento más singular y notorio se encuentra en la fachada del edifico: una inmensa hiedra que la cubre por completo y que cambia de aspecto según las estaciones del año.